Cómo usar correctamente los ladrillos o bloques de yoga

04 | 07 | 2020
Cómo usar correctamente los ladrillos o bloques de yoga

El bloque o ladrillo es uno de los elementos más utilizados en la práctica de yoga. Este soporte nos permite alinear correctamente las posturas, evitando así sobre exigirlo con asanas que nos resulten incómodas, ya sea por una rigidez temporal o por alguna lesión permanente.  

Fue el propio Iyengar- gran gurú, creador del preciso método de alineación de las asanas- quien incorporó este tipo de elementos a la práctica de yoga, en respuesta a una lesión que padecía en su columna vertebral. Esta condición le generaba dolor al realizar ciertas posturas, por lo que decidió añadir apoyos, como bloques y cintos, que le permitieran profundizar en su práctica en plena consciencia, respetando su cuerpo sin hacer esfuerzos agresivos.

Muchas veces se cree que este tipo de elementos son usados solo por principiantes, sin embargo, eso es un error. Sin duda que para alguien que recién comienza, usar un bloque o ladrillo, resulta de mucha ayuda, pero existen asanas que, al agregar este apoyo, logramos intensificarlas.

Lo más importante es ir a nuestro propio ritmo y aceptar la ayuda que estos elementos aportan a tu práctica de yoga. Debes escuchar a tu cuerpo, respetar las señales y superar paso a paso los límites.

Estas son algunas posturas que puedes realizar con bloques:

Uttanasana, la postura de la pinza. Se usan dos bloques y se ponen al lado de nuestros pies, estos separados al ancho de caderas. 

Trikonasana, la postura del triángulo. En esta postura de piernas extendidas una mano debe llegar al piso mientras la otra va hacia el cielo. Si no logramos tocar con nuestra mano el piso, puedes poner  un bloque que te ayude como soporte.

Adho mukha svasana, la postura del perro boca abajo. En esta asana es muy importante buscar los puntos de activación y alineamiento. Usar dos bloques nos ayudará para procurar llevar los talones al piso y estirar los isquiotibiales.

Utkatasana, o la postura de la silla. Aquí puedes poner un bloque entremedio de tus piernas y así al flectar las rodillas, bajen ambas a la misma altura, niveladas para prevenir lesiones.