3 posturas de yoga para comenzar el día con energía

Especialmente en estos tiempos modernos donde llevamos una vida muy activa y ocupada, iniciar el día lleno de energías y paz mental es una recompensa que tu cuerpo te agradecerá con el tiempo. Una buena forma de lograrlo es practicando algunas posturas de yoga por la mañana por que permite una buena oxigenación de tu cerebro, te da ligereza, fuerza musculo- esquelética, elasticidad y te prepara para afrontar tu lista de pendientes con una buena actitud y mente positiva.

1.- Virabhadrasana I o la postura del Guerrero I

Comienza el día con energía, practicando Virabhadrasana I que permite fortalecer y estirar las piernas y los tobillos ingle, el pecho, pulmones y los hombros. 

Mantener 5 respiraciones completas en este asana, estimula los órganos abdominales y aumenta la resistencia, aliviando el dolor de espalda.

Es una postura terapéutica para el síndrome del túnel carpiano, pies planos, infertilidad, osteoporosis y la ciática.


2.- Vrksasana o Postura del árbol

Entrégale equilibrio físico y mental a tu cuerpo - mente practicando vrksasana, postura que fortalece los músculos de las piernas, mejora la circulación y tonifica las articulaciones (caderas, rodillas y tobillos). A su vez, estiras los músculos del tren superior, dorsales y pectorales. 

Al sostener el peso sobre un pie, desarrollas el sentido del equilibrio, aumenta la capacidad de concentración y tranquiliza el sistema nervioso, calmando la mente y favoreciendo el riego sanguíneo. Intenta mantener la postura 5 respiraciones profundas en cada pie, postura ideal para practicarla por las mañanas.

3.- Dhyanam o Meditación.

Y para finalizar no dudes incluir en la rutina 10 minutos de práctica meditativa o dhyanam. Busca un espacio especial donde te encuentres en calma para meditar, este puede ser parte de tu patio o un rincón especial de tu hogar. Asegúrate de que esté limpio y silencioso y lo más importante que te sientas cómodo/a.

Si es necesario ten un cojín de meditación, frazada o lo que te acomode para mantener la columna recta.

Siéntate en sukhasana, postura cómoda con la rodillas flectadas, espalda erguida y cuerpo activo, pero a la vez relajado y cómodo (sthira y sukham asanam). Cierra los ojos, y lleva la mirada hacia tu interior, enfocando la mente en tu respiración. Inhala suavemente a través de tu nariz, llenándote de energía, de prana - energía vital, luego exhala y liberando tu mente de todas las distracciones y simplemente respira. Imagina un haz de luz a la altura de tu entrecejo. Visualiza tu día con energia y vitalidad. Repite esta meditación todos los días por al menos 10 minutos.

Después de realizar esta práctica puedes tomar un balanceado desayuno. De esta forma mantendrás un cuerpo saludable y lleno de energía. Namasté!

Escrito por:

Macarena Arancibia
Instructora de Vinyasa Yoga
@maca.spirit / www.macaspirit.cl